Etapas del Camino de Santiago desde Sarria

Como les comentaba en mi post anterior, para poder obtener la Compostela (el certificado que acredita haber realizado el Camino), hay que realizar más 100 kilómetros caminando. Y Sarria, una ciudad al norte de Galicia, perteneciente a la provincia de Lugo, resultó el punto de partida ideal para poder hacerlo en 115 kilómetros. Las 5 etapas que la componen son las últimas de varios de los Caminos que llevan a Santiago de Compostela y tiene una excelente infraestructura en cuanto a servicios, información y afluencia de peregrinos de todas partes del mundo.

¿Cómo llegar a Sarria desde Madrid?

Es común que muchos peregrinos lleguen primero a Madrid para luego acercarse hacia el lugar desde donde comenzarán el Camino. Este fue mi caso y si llegara a ser el tuyo también, hay distintas opciones para que tengas en cuenta cómo ir de un lugar a otro:

  • Tren: Es la opción ideal y elegida por mí para arribar al punto de partida. Compré con anticipación un ticket en la página web de Renfe, un servicio que sale todos los días a las 13:05 desde la Estación Chamartín en Madrid, demora aproximadamente 6 horas en llegar y lo mejor de todo es que va directo (hay otros horarios también, incluso un tren-cama por la noche). El tren es muy cómodo, tiene un bar a bordo y el paisaje de punta a punta es realmente hermoso. Además, la estación está a escasos metros de los principales hostels, por lo que no necesitarás luego tomar un autobús, taxi o caminar demasiado para que puedas hacer el check in.
  • Auto: Hay aproximadamente 500 kilómetros de distancia entre Madrid y Sarria, por lo que si alquilás un auto serán entre 5 y 6 horas de viaje. Otra opción es compartir un vehículo con Bla Bla Car, una gran opción y que en España utilizan de manera frecuente, más económica y agradable.
  • Autobús: Lamentablemente no hay un servicio que te lleve directo desde Madrid a Sarria, solo será posible a través de conexiones. Por ejemplo, tomando un autobús de la empresa ALSA hacia Santiago de Compostela o Lugo y luego, otro que te deje en Sarria.
  • Avión: Para llegar en avión, el aeropuerto más cercano es el de Santiago de Compostela. Luego, deberás tomar un autobús hasta Sarria. Entre tantas idas, venidas y horas de espera, es la opción menos directa y cómoda.
estación de Sarria en el Camino de Santiago
Estación de tren, Sarria

Imperdibles de Sarria y dónde dormir

Si tomás el tren de las 13:05, estarás en Sarria a las 7 de la tarde, en pleno atardecer. Especial para comer algo y preparar todo para la salida al día siguiente. Sin embargo, si llegaras a quedarte un día para disfrutar de esta ciudad medieval encantadora, te dejo a continuación algunos imperdibles:

  • El río Sarria: Lo verás al bajar de la estación y caminar hacia tu hospedaje. Tiene su nacimiento en las montañas de Triacastela y un malecón con distintos restaurantes, bares y terrazas.
  • Ponte da Áspera: Yendo hacia Portomarín, encontrarás este puente de tres arcos que se alza sobre el río Celeiro.
  • Iglesia San Salvador: Erigida en el Siglo XIII, está al principio de la rúa Maior y es de estilo románico y gótico.
  • Torre da fortaleza: Conserva los restos de un castillo medieval desde el cual se podía ver toda la ciudad.
  • Hospital San Antón Abade: Fue fundado en 1589 para alojamiento de peregrinos que regresaban de Compostela.
  • Cartel Sarria: Con el nombre del pueblo, una foto de postal.

Para alojarme, elegí el Hostel Andaína, que queda a pasos de la Estación de Tren y reservé mediante Booking.com. Al llegar, María me mostró las instalaciones, me explicó en detalle por dónde tenía que comenzar a caminar al día siguiente y los principales locales: supermercados, farmacias, restaurantes. El hostel es muy lindo, cuenta con literas compartidas mixtas, es limpio, moderno, con excelente ubicación. Lo mejor de todo son las camas modulares, que poseen cortina por lo que otorgan cierta privacidad; además luz y un lugar de guardado personal con llave. Muy recomendable para la estadía.

Etapa 1: Sarria a Portomarín (22 km.)

La primer etapa comenzó a las 5 de la mañana. Salí acompañada de 3 mujeres canadienses y un chico llamado Jae Seong, en medio de la oscuridad, el pueblo aún no despertaba. De a poco fuimos encontrando las señales para poder comenzar el Camino, en lo alto un cielo inmenso y estrellado se abría paso a momentos que solo había apreciado en las noches de lago en la Patagonia Argentina. Estaba fresco, pero a medida que comenzamos a ascender íba tomando calor. Agradecí llevar en ese momento conmigo una linterna y mis compañeros de viaje también, realmente es muy útil para poder ver las señales y no perderse.

Esta etapa se caracteriza por ser sencilla, de dificultad moderada. Pero siendo mi primer experiencia, los primeros kilómetros con una mochila de 7 kilos a cuesta fue todo un desafío. El camino al principio presentaba subidas empinadas y onduleantes, que atravesé caminando a mi ritmo, tomando agua y respirando profundo y en calma. Mis compañeros, que ya llevaban varios días de viaje, me asistieron y enseñaron cómo llevar los bastones y colocar mi mochila para cuidar mi espalda.

Kilómetro cien del Camino de Santiago de Compostela
Kilómetro 100 – Camino de Santiago

En cuanto al paisaje, fue de los más bonitos que ví. Los primeros rayos de sol anunciaban una Galicia campestre, llena de aldeas, edificaciones antiguas, sin tanta caminata por asfalto, más bien pasando por en medio del campo y su verde. Cruzarás por diversos pueblitos como Ferreira, Lavandeira, quizá tomes un refrigerio en Morgade, a 10,5 kilómetros de Portomarín y muchas iglesias que encontrarás a lo largo del Camino.

Ya llegando a Portomarín, te encontrarás con el Río Miño y la felicidad de saber que queda solo un poquito más de andar. Desde el puente de más de 350 metros, tendrás unas vistas hermosas de la ciudad y a la Iglesia San Nicolás en lo alto. Cruzándolo, te esperará una escalinata que en lo alto te dará la sensación de haber comenzado un Camino que no tendrá final.

chica mirando hacia el puente romano de Portomarín
Vista a Portomarín desde el puente romano de la ciudad

Para alojarme, elegí el hostel Aqua Portomarín, que queda en la cima de calle un tanto empinada, deberás hacer un esfuerzo más para llegar pero realmente vale la pena. Lo recomiendo por completo, las personas que me recibieron me indicaron todo para tener una linda estadía, incluso como había llegado con ampollas el recepcionista se ofreció a curármelas, lo cual agradecí enormemente. Tiene habitaciones con literas compartidas mixtas, excelente Wifi, una ubicación inmejorable a pasos del centro, la Iglesia del pueblo y distintos restaurantes de comida para almorzar luego de 5 horas de caminata.

Etapa 2: Portomarín a Palas de Rei (24 km.)

El día comenzó a las 7 de la mañana, en un café que se encontraba en la entrada del pueblo. Es importante desayunar bien para arrancar el Camino con fuerzas; bastó un café con leche, con dos tostadas de pan, un jugo de naranja y por supuesto, el sello para comenzar. Si bien iba con algunas ampollas que me habían curado el día anterior y algunas molestias, eso no me impidió disfrutar de todo el terreno que tenía por delante y sentirlo liviano.

Chica parada al costado del Camino y pastizales
Camino a Palas de Rei

Quizá lo más complejo que atravesarás en esta etapa, sea una gran cuesta hasta Sierra de Ligonde, a 13 kilómetros de comenzar. Te encontrará además con una larga caminata por senderos al lado de la ruta, iglesias románicas, villas llenas de flores. Una capilla preciosa donde un señor no vidente te sellará el pasaporte y otra en el que un cura dará su bendición.

La llegada a Palas de Rei será por un paseo arbolado, la ciudad en sí es pequeña pero con lo justo para pasar una tranquila estadía al llegar.

dos chicas en el camino de santiago
Con Estrella, mi amiga del Camino

Aquí te recomiendo dos hostels:

  • El primero, llamado O Cabalo Verde. Si bien está un tanto escondido, tiene unas vistas preciosas desde algunas habitaciones que realmente valen la pena. El encargado es muy amable y te ayudará en lo que necesites. Las habitaciones compartidas en algunos casos son femeninas, amplias y limpias.
  • El segundo, es el hostel Zendoira, en el cual se alojaban mis amigos del Camino. Queda a 10 minutos caminando desde el comienzo de la ciudad y sus instalaciones son muy acogedoras y modernas. Tiene una cocina y comedor amplio y literas modulares con cortinas.

Etapa 3: Palas de Rei a Arzúa (28,5 km.)

Esa mañana me preparé mentalmente para abordar el que sería el día más largo del Camino. Desayuné junto a mis compañeros en un albergue que estaba próximo a mi hostel y comenzamos la caminata. Aún estaba oscuro y una neblina nos impidió ver las señales correctamente, por lo que nos perdimos. Por suerte, teníamos datos en el celular, por lo que con la ayuda de Google Maps y la aplicación «Buen Camino» (que se las súper recomiendo, está disponible en Play Store y App Store, tiene muchísima información de utilidad) pudimos retomar nuevamente la ruta.

puente San Xoán de Furelos, camino a Mélide
Puente de San Xoán de Furelos, Mélide, Camino de Santiago

Esta etapa fue todo un desafío, no solo por la cantidad de kilómetros, sino también por su dificultad: tiene muchas subidas y bajadas que hacen que el cansancio acumulado se note aún más; incluso la llaman «rompepiernas». Muchas personas dividen el trayecto en dos, extendiendo el Camino un día más para hacer noche en Mélide. No fue nuestro caso, pero sí elegimos ese pueblo para almorzar y comer pulpo, parada obligatoria para descansar y disfrutar (eso sí, por experiencia propia no te arrebates comiendo demasiado, pues la caminata luego te será lenta).

Tres amigos almorzando pulpo y brindando en Mélide
Disfrutando de un rico almuerzo con mis amigos del Camino

En cuanto al paisaje, realmente no tiene desperdicio. Caminar por sus distintos pueblitos, bosques, villas es un relax visual a cada paso que ayuda muchísimo a que sigas con energías y fuerzas. En esta instancia es muy importante la hidratación, la elección de frutas y frutos secos para tener más energía y las paradas cuando sientas que es momento de descansar. Escuchá a tu cuerpo.

En Arzúa, elegí el Albergue San Francisco para hospedarme. Si bien está un poquito alejado de la entrada de la ciudad, tiene todas las comodidades, excelente limpieza, incluso un bar donde podés pedir una cerveza y de cortesía te dan pedacitos de queso, que es muy famoso en la ciudad y no podés irte sin degustarlo. Si te da tiempo, podrás sellar tu credencial en la Iglesia Santiago de Arzúa.

Etapa 4: Arzúa a O Pedrouzo (19,3 km.)

Fue la etapa más tranquila y silenciosa de todas. El Camino esta vez no presentaba dificultades, fueron varios kilómetros en medio del bosque y otros tanto por un camino al costado del asfalto, llano y sereno. Es posible realizarlo en 4 horas, a menos que te sientes a descansar un ratito como lo hice yo para tomar un jugo de naranja. En el Camino encontrarás barcitos y cafeterías encantadoras, en las que vale la pena sentarse unos minutos. Además, algunas frases escritas en carteles y paredes; encontrarlas es toda una sorpresa y por supuesto, reflexión al andar.

frase en el camino de santiago

Llegar al hostel fue una hermosura, porque éste lo era. Un gran alojamiento con vistas impresionantes, invitaba a disfrutar del calorcito del mediodía con algo rico para comer. Las instalaciones además de grandes, eran cómodas, limpias y con una ubicación inmejorable. Si estás pensando en qué hostel alojarte, te recomiendo sin lugar a dudas el Albergue Mirador O Pedrouzo.

Etapa 5: O Pedrouzo a Santiago de Compostela (19,4 km.)

Llegó el día. Amaneció con niebla y un poquito de garúa. Salimos tempranito en la oscuridad, queríamos llegar antes de las 12 para asistir a la misa del Peregrino en la Iglesia San Francisco, dado que la Catedral se encuentra en refacción.

El día más esperado se presentaba sin mayor desafío, solo caminar. En el kilómetro 15 desde el Monte de Gozo ya podrás ver las torres de la Catedral, aunque si está nublado será difícil. En la entrada de la ciudad encontrarás un cartel con el nombre Santiago de Compostela, que sin duda te acelerará el corazón.

Luego de cruzar la Porta do Camino, adentrarte por el Casco Histórico y escuchar una música especial… habrás llegado. La Catedral estará a tu izquierda para recibirte con el que será uno de los momentos más hermosos de tu vida y que recordarás por siempre.

catedral de santiago de compostela
Catedral de Santiago de Compostela

¡Bienvenido a un nuevo sueño cumplido! El camino recién comienza.