Estancia Jesuítica de Colonia Caroya

La «Estancia Jesúitica de Colonia Caroya» está ubicada a 48 kilómetros de la capital y data de 1616. Es una de las primeras organizadas por la Compañía de Jesús.

La historia de la estancia transcurre en tres etapas muy distintas entre sí:

  • En 1661, fue adquirida por el Presbítero Ignacio Duarte Quirós (fundador del Colegio Montserrat de Córdoba) quien la destinó a la producción de maíz, trigo, miel, entre otros, para mantener la institución educativa.
  • Durante las batallas por la independencia, fue utilizada como fábrica de armas blancas para abastecer al Ejército del Norte.
  • Hacia 1876, en manos del gobierno y en plena inmigración europea, fue el alojamiento de inmigrantes provenientes de la región de Friuli, Italia, quienes dieron origen al pueblo alrededor.⁣

⁣⁣En cuanto a su estructura edilicia, la estancia consta de un patio central muy bonito, en el que resalta un gran árbol de naranjo y un aljibe en el medio. También, posee 10 habitaciones que cuentan la historia del lugar en un recorrido muy interesante. Por último, una capilla que guarda la imagen de la Virgen de Montserrat.

Vista interior de la Estancia Jesuítica de Colonia Caroya
Vista interior de la Estancia Jesuítica de Colonia Caroya

Desde el año 2000, La Estancia Jesuítica de Colonia Caroya es Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Junto a sus estancias hermanas de Jesús María, Santa Catalina, La Candelaria y Alta Gracia, es una joya histórica y arquitectónica preciosa de la provincia de Córdoba.

Visitas guiadas

Durante enero y febrero podés visitarla de martes a viernes de 10 a 18 hs. Sábados, domingos y feriados de 10 a 13 hs. y de 16 a 19 hs. El resto del año, de martes a viernes de 8 a 18 hs. y sábados domingos y feriados de 9 a 15 hs.

La entrada tiene un valor de $50 pesos (enero 2020); menores, estudiantes y jubilados sin costo.⁣ Los miércoles ¡es gratis!

Si vas a Colonia Caroya, no podés dejar de comprar un rico salame (junto a los de Oncativo, se dice que son los más ricos del país) y pasear por la Avenida San Martín con su arboleda de plátanos centenarios, único en el país.

¿Vamos?