¿Cómo obtener la compostela?

Si durante el Camino de Santiago, realizaste más de 100 kilómetros caminando o 200 kilómetros en bici, con un sentido religioso o espiritual y cuentas con tu pasaporte con dos sellos de mínima por día… ¡Felicidades!, podés obtener la compostela al llegar a Santiago. Básicamente, es un certificado otorgado por las autoridades eclesiásticas, que acredita haber realizado el Camino.

El mismo tiene su origen en los siglos IX y X, cuando el auge del Camino de Santiago era tal que fue necesario institucionalizarlo. Al principio solo bastaba presentar la venera o viera, pero ante muchas falsificaciones, a partir del siglo XIII se reemplazaron por las cartas probatorias, de las cuales se desprende la Compostela tal y como la conocemos hoy.

La credencial del peregrino

Para obtener la compostela, deberás contar con tu credencial de peregrino con al menos dos sellos por etapa realizada. Podés adquirir la misma en albergues para peregrinos, parroquias, incluso oficinas de turismo en el Camino. Son varios los puntos de distribución oficiales que la ofrecen, algunos por un costo mínimo y otros a voluntad.

plaza de santiago en madrid
Iglesia de Santiago y Juan Bautista, Madrid

En mi caso, como llegué en un vuelo a Madrid, acudí a las 10 am. a la Iglesia de Santiago y Juan Bautista, sito en la Calle de Santiago al 24. Allí, un cura me otorgó la credencial para colocarle mis datos personales, día de inicio y lugar de comienzo del Camino. Luego la selló y de esta manera, obtuve oficialmente mi credencial sin costo. Tiene forma de abanico y distintos cuadros en blanco para ir decorándola durante el trayecto con hermosos sellos. Aproveché y llevé también mi vieira para colgar en mi mochila por 1,5 € y otras de recuerdo.

La Compostela y el Certificado de Distancia

Una vez hallas llegado a Santiago, debes dirigirte al Centro Internacional de Acogida de Peregrinos, que está muy cerquita de la Catedral y plaza del Obradoiro, en la calle Carretas número 33. Puede solicitarla cualquier persona, inclusive menores de edad, siempre que vayan acompañados de sus padres, grupo o un mayor.

Más allá de la época en la que vayas, siempre habrá gran afluencia de peregrinos, por lo que te recomiendo que, al ratito de llegar, te acerques a la oficina a retirar el número (son limitados los certificados que entregan por día y si llegaras tarde, probablemente debas esperar a la mañana siguiente). Este número, posee un código QR donde podrás seguir los turnos; si faltase mucho hasta el tuyo, podés ir a dar una vuelta para no quedarte allí esperando. Sin embargo, allí mismo bajando unas escaleras, tendrás un lugar donde descansar, máquinas expendedoras con comida y enchufes para cargar el celu. Incluso puedes guardar tu mochila por una consigna mínima.

Cuando sea tu turno, te recibirán cálidamente y con una breve entrevista. Allí te pedirán la credencial de peregrino para poder obtener la Compostela de manera gratuita. En ella se detalla un texto hermoso con tu nombre escrito en latín a mano, además de un sello del secretario capitular de la Iglesia Compostelana.

De manera opcional, podés adquirir también el Certificado de distancia, que acredita la cantidad de kilómetros realizados durante el Camino, detallando además la fecha de inicio, el punto de partida y la ruta. Tiene un costo de 3 euros y ya que estás allí, vale la pena llevarlo.

certificado de distancia camino de santiago

Más allá de la cantidad de kilíometros realizados y los certificados que puedas tener, lo más importante es el Camino y todos los motivos que te llevan a él. No hay acreditación más linda que la que se siente en el corazón al llegar.

Caminante, son tus huellas el camino y nada más.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Caminante, de joan manuel serrat