10 cosas sobre viajar sola que nadie te dice

Hay experiencias hermosas en la vida y una de ellas es viajar sola. Hay mucho por conocer sobre el tema y por eso, en este post tengo como invitada a Geral, autora del blog Matecito Viajero que en 2017 realizó su primer viaje sola y desde entonces no pudo parar.

Años más tarde, esta gran viajera se lanzó por el mundo sola, con una mochila al hombro y un pasaje de ida hacia mil experiencias que la marcarían de por vida. Resultaron ser 9 meses de aventuras y cada tanto piensa… ¿ y si nunca me hubiera lanzado a viajar sola?

Geral nos comparte en diez simples puntos sus experiencias, consejos y tips, que doy por seguro serán de mucha utilidad, para que puedas cumplir este sueño viajero.m

10 cosas sobre viajar sola que nadie te dice, por Geral

Si estás pensando en viajar sola por primera vez seguramente habrás leído ya incontables artículos acerca del tema, desde aquellos relatos de viajeras súper positivos hasta aquellos con las mil y una precauciones que tenés que tomar. Y sin embargo hay algo adentro tuyo que se muere de ganas de hacerlo, pero todavía no te animás a dar el salto: los miedos vs. las ganas, lo que quiero hacer vs. lo que dice mi familia, lo que deseo vs. lo socialmente aceptado como “correcto” en la sociedad en la que vivo.

Así que a modo de empujoncito, me gustaría contarte las 10 cosas sobre viajar sola que nadie te dice.

1-Viajás sola pero nunca estás sola

Salvo que te vayas a meditar a la montaña más alejada en donde no haya conexión con la humanidad (y ni aun así creo que lo estarías). Siempre, pero siempre, conocés gente en el camino: un compañero de hostel, la gente que hace la misma excursión que vos, ese que le pedís que te saque una foto porque te cansaste de las selfies, alguien que conocés en el micro, etcétera etcétera. Somos seres sociales, no importa si viajas sola o no, uno tiende a sociabilizar y te encontrás con mucha gente con la misma energía viajera. ¡Disfrutalos!

2-Cuando viajás sola te comenzás a escuchar a vos misma

Pero de verdad. Desde el momento cero que empezás a planear viajar sola es porque te estás escuchando  y estás priorizando tus deseos por sobre todas las cosas. Nos guste o no, hay un imaginario social instaurado acerca de viajar sola como algo no tan positivo… “¿estás segura de viajar sola?”, “¿por qué no esperás un tiempo más y te vas con alguien así no viajas sola?”…y la que me encanta si estás en pareja “¿estás mal con tu pareja que querés viajar sola?”. Apuesto a que te dijeron muchas barrabasadas cosas más cuando esbozaste, a lo bajito, estoy pensando en viajar sola. Por eso, cuando decidís viajar sola, ya del vamos, estás escuchándote a vos en lugar de los miedos sociales ajenos.

3-Cuando viajas sola aprendés a confiar en tu intuición

Que viene de la mano de la anterior. Y es que estás ahí, vos sola para resolver todo, para pensar todo, para hacer todo.  Cada uno de nosotros sabemos qué camino tomar…pero tantas veces estamos tan influenciados por nuestro entorno, que nos cuesta un montón poder separarnos de lo ajeno y confiar en nuestra intuición. Viajando sola lo aprendés y lo practicás a cada segundo: ese lugar a dónde ir (y al que no), ese hostel y no el otro, interactuar con esa persona y no otra. Escuchate, que en el fondo lo sabés.

4-Cuando viajás sola hacés lo que tenés ganas

¡Por fin! vos y sólo vos. Cuántas veces pensamos que estamos haciendo lo que tenemos ganas sin darnos cuenta que estamos condicionados de algún modo: Pepita que ya estuvo en la ciudad te sugiere fervientemente ese museo, Juanita que se recorrió el mundo te dice a qué barcito salir de noche, María que aunque no salió del pueblo escuchó por ahí que sí o sí tenías que ir ese lugar, etc etc. Genialísimo todas las opiniones, escuchalas, investigalas, pero no te sientas en la obligación de hacerlas porque otro te lo recomendó. Los must do de cada destino son lo que vos sentís que tenés ganas de hacer. O sea, durante el tiempo que viajás sola estás haciendo todo lo que vos querés, todo lo que a vos te gusta…y bueno, nos lleva a la 5

5-Viajar sola se vuelve un poco (muy) adictivo

Y es que no es para menos. De repente encontraste una manera de viajar en donde podés hacer todo lo que te plazca sin restricciones ajenas…a ver, la legalidad y las reglas estarán siempre en cada sociedad. Pero te sacaste la mochila ajena, esa tan pesada con las opiniones, los miedos, la mirada social, los mandatos familiares. Inevitablemente te vas a sentir muy libre (y lo sos siempre, aunque infinitas veces cuesta hacerlo en el día a día) y vas a querer repetir esa experiencia de libertad y de encuentro con vos misma cada vez que puedas.

chica en una playa de Aruba viajando sola
Aruba: uno de los primeros destinos que elegí para viajar sola

6- Cuando viajás sola te recontra empoderás

Atravesás tantas situaciones en el día a día que vas resolviendo, casi sin pensarlo, por vos misma que es imposible no salir airosa del viaje. Planeaste y ejecutaste desde la elección del destino hasta cada uno de los atractivos que visitaste…y te fue genial. Tuviste un viaje grandioso y descubriste todo lo que podés hacer vos sola… ¿cómo se baja ese autoestima?

7- Luego de viajar sola volvés siendo otra

Y va más allá de los viajes en sí. En algún punto todo lo que viviste, las situaciones que se te presentaron y que pudiste solucionar por tu cuenta, despertaron algo dentro tuyo. Si pude con esto, cómo no voy a poder con… 

De repente los problemas no parecen tan heavies y resolvés todo más fácil, más simple.

8-Viajar sola no es algo malo

No sé por qué aún está arraigada tan fuertemente la idea de que ser mujer es sinónimo de ser vulnerable, débil, como ratoncito en cueva de serpientes. Y de la mano, viene la idea de que viajar sola es algo malo, algo peligroso. El tema es cuando esos consejos vienen de gente que habla desde el temor y no desde la experiencia. Escuchá todo lo que te digan, pero no tomes esos miedos como propios. Tomá los recaudos que consideres necesarios para tu seguridad, pero no te cargues al hombro una mochila que no es tuya.

Chica en la Sierra de las Quijadas, Argentina
Sierras de las Quijadas (Argentina): ese lugar que por tanto tiempo anhelaba conocer, fue el motorcito que impulsó mi primer viaje sola

9 – Está bien que quieras viajar sola aunque estés en pareja o tengas amigos que te puedan acompañar

Es que el viajar sola va más allá de querer compartir tiempo o no con otro…es una experiencia, un espacio y tiempo que una se brinda para estar con una misma y descubrir nuevas maneras de ver las cosas. Hay muchísimas actividades que hacemos solos en nuestra vida cotidiana, por más que estemos conviviendo con una pareja o con la familia: salir a comprar algo, leer un libro, ver una serie y muchas actividades más que realizas sola…¿por qué la actividad de viajar sola estaría mal?

10- Viajar sola se siente…escuchate

Hay un momento que aparece esa necesidad adentro tuyo de libertad, de necesitar ese encuentro con vos misma. No se fuerza, sale solo. Si tenés dudas, si hay algo adentro tuyo que te dice que aún no es el momento de hacerlo, escuchate. Eso sí, una vez que sale es imposible callarlo, ¿y por qué hacerlo? Salvo que te quieras perder una de las experiencias más maravillosas de la vida…y si llegaste hasta acá, es porque no es el caso.

Animarse a viajar sola no es algo que les pase a unas pocas, ni experiencias extraordinarias que lees en algún blog de viajes de vaya a saber quién…es una decisión que podés tomarla vos también, ¡atrevete!

Si quieren conocer más sobre sus viajes y experiencias, pueden visitar su blog y seguirla en su cuenta de Instagram @matecito.viajero

¡Hasta la próxima!