10 cosas que tenés que saber de Cinque Terre

Ya saben cuánto amo Córdoba, una provincia que me da los momentos más lindos y en la cual voy cumpliendo muchos de mis sueños. Por eso este post es especial, porque Anto y Aye (colaboradoras que nos contarán todo sobre uno de los lugares más encantadores del mundo) son de un pueblito del interior de la provincia, hermanas mellizas y viajeras empedernidas.

Juntas, crearon @AtajosViajeros, con la intención de ayudar a los que sueñan con viajar, conocer lugares y culturas diferentes. Un espacio donde cuentan a sus seguidores que siempre se puede, ayudando a todos a planificar y animarlos a realizar el viaje de sus vidas; compartiendo herramientas básicas para lograrlo como el ahorro, la organización y las ganas, mezcladas con ese deseo que va más allá de todo.

Hoy, Anto y Aye nos comparten su experiencia y nos hacen viajar por un rinconcito de la bella Italia. ¿Vamos?

10 cosas que tenés que saber de Cinque Terre, por Anto y Aye

Nuestro sueño de conocer Cinque Terre comenzó mucho antes de llegar hasta este mágico lugar: primero en tímidas fotos que aparecían por ahí pero no sabíamos bien dónde quedaba; después con videos y más imágenes de viajeros que contaban sobre estos pueblitos. Hasta que se nos creó una ilusión enorme por poder estar ahí y ver en vivo esa postal.

Así fue que, cuando comenzamos a organizar nuestro primer gran viaje a Europa, no dudamos un segundo en ponerlo como destino principal en nuestro itinerario. Un lugar que nos encantó, que recomendamos siempre y por eso, los invitamos a viajar con nosotras y conocer 10 cosas que tenés que saber de Cinque Terre:

1. Se trata de un pequeño paraíso italiano, conformado por cinco pueblos colgados de las montañas con vistas magníficas hacia el mar de Liguria. Nacieron como pueblos pesqueros, hace miles de años y hoy se dedican principalmente al turismo.

2. Para disfrutar al máximo de estos pueblitos de calles estrechas, escalinatas pronunciadas y atardeceres soñados declarados Patrimonio de la Humanidad, les recomendamos hacer base en La Spezia, ya que cuenta con la mayor oferta de alojamientos. Para nosotras fue super cómodo y nos facilitó movernos al momento de seguir con nuestro itinerario.

3. Se llega a cada uno de estos pueblitos tomando el tren en la estación «La Spezia» que une todas las estaciones del parque. Les conviene adquirir la “Cinque Terre Card” (16€) que incluye: pasajes ilimitados entre pueblos, wifi, baños y bus para subir a Corniglia. Todos los trayectos son cortos, no les llevará más de 10 minutos.

Al ser pueblos peatonales, no se recomienda ir en auto porque se deben dejar alejados. Sólo verán barquitos estacionados por sus calles y por todos lados, transporte que utilizan los lugareños para moverse. Eso sí: si cuentan con un poquito más de presupuesto, existe la posibilidad de llegar hasta ellos en barco, aunque tiene menor frecuencia de horarios respecto al tren.

4. Antes de visitarlos, lean un poquito del encanto de cada uno de estos coloridos pueblos y qué deben hacer en ellos. El primero en nuestro recorrido fue Riomaggiore, que está construido casi verticalmente entre dos colinas empinadas y recibió su nombre por el Río Mayor, que fluye debajo de él. Para llegar a su pequeño puerto deberán transitar varias escaleritas y pasadizos, cruzándose con su gente local hablando a los gritos y comenzando su rutina italiana.

Este esfuerzo es recompensado por el fantástico paisaje frente a sus ojos: casas de colores pasteles alzándose directamente desde las rocas contrastando con el azul del mar.  ¡Realmente quedamos encantadas con este lugar apenas llegamos! Imagínense que era el primer pueblo que visitábamos y nuestros corazones ya sentían que iba a ser un día hermoso. Algunos puntos a visitar en este auténtico pueblo pesquero: Castillo de Riomaggiore-Torre del Reloj-Iglesia del pueblo.

5. Otro de los típicos pueblitos es Vernazza, con un encanto particular: tiene casitas de colores vivos con una preciosa arquitectura de puertas decoradas, calles empinadas y un puerto con barquitos super fotogénicos. Desde aquí, obtienen una hermosa instantánea del pueblo con su iglesia Santa Margherita di Antiochia coronando la imagen.

Para llegar a este puerto natural recorrimos la bella calle principal a paso relajado, mientras degustábamos un típico cannoli. En el pueblo existen una serie de fortificaciones medievales que podrán visitar para tener una vista de 360 grados desde la torre del castillo Doria.

6. Acuérdense de alzar el traje de baño para disfrutar de un chapuzón en las bellas playas de aguas cristalinas en Monterosso al Mare. Nosotras fuimos en verano, por lo que pudimos aprovechar al 100% todo Cinque Terre. Este pueblo cuenta con una parte antigua y una parte nueva unidas a través de un túnel subterráneo y es uno de los más preparados para recibir a los turistas. Es otro de los recomendados para hospedarse, lleno de tiendas con productos regionales y cuenta con diferentes opciones de restaurantes donde disfrutar la comida típica de Liguria: cono de fritto misto, vino local «Sciacchetrá”, Focaccia, aceitunas, pesto, aceite, limoncello.

Chica en el mar en Cinque Terre, Italia

Además de su centro histórico, podrán visitar la hermosa Iglesia de San Giovanni Battista, la torre Aurora desde donde obtendrán magníficas vistas de toda la costa, al igual que desde las estatuas de San Francisco de Asís y de Neptuno.

7. De los cinco pueblitos, hay uno que no está contacto con el mar y es Corniglia. Por eso, les recomendamos subir en colectivo (ya incluido en el ticket) y recorrer sus callecitas. También está la posibilidad de subir sus 377 interminables escalones, pero se van a cansar mucho. Aquí deben visitar la Iglesia de San Pietro, la plazuela Taragioel, el Oratorio de los Disciplinados y sentarse en algún banquito a disfrutar de las imponentes vistas de Cinque Terre con sus terrazas sembradas con vid y olivos resbalando hacia la costa. Un dato: ¡no dejen de probar sus ricos helados de albahaca!

8. Existen distintos senderos con diferentes grados de complejidad para los que estén en estado y quieran recorrer todo el parque nacional caminado. Para esto, deben adquirir la CinqueTerre Trekking Card (7€): hemos escuchado que las asombrosas vistas son el premio por el esfuerzo.

9. Van a disfrutar del mejor atardecer de sus vidas en Manarola, así fue para nosotras cuando nos agarró la nochecita en este pueblo mágico y fue cayendo el sol. Teníamos los sentimientos a flor de piel mientras nos alegrábamos de poder estar ahí, en ese momento, con la perfecta combinación entre el mar y este hermoso pueblo escalonado.

Recomendadísmo: ir al mirador “Punta Bonfiglio”, sentarse en un barcito por ahí y pedirse unas bruschettas italianas acompañadas de un aperitivo para apreciar la caída del sol y la paleta de colores cambiantes sobre el pueblo.

Más temprano lo habíamos recorrido y fue el que más nos enamoró, siendo un verdadero placer pasear por sus sinuosas callejuelas con ropa colgando desde los balcones hasta desembocar en el mar. Toda Manarola es en sí misma una atracción turística.

10. Este lugar, las “cinco tierras”, como dice su nombre, es un lugar mágico para relajarse, escuchar el mar, dejarse llevar, respirar en cada uno de sus pueblos su esencia y personalidad. También, para imaginar todo lo que tuvieron que hacer los lugareños para construir esas viviendas en lugares que la naturaleza indicaba casi imposible y la cantidad de historias que allí pudieron suceder.

Chicas en Cinque Terre (Italia) tomando el aperitivo

¡Definitivamente cumplimos un sueño al llegar hasta una de las zonas más lindas de Italia y poder disfrutarla tanto! Quizá las fotos o videos no lleguen a explicar las sensaciones y la felicidad que nos generó conocer Cinque Terre y ese recuerdo que queda guardado para siempre en el alma.

Cada uno de los pueblitos ofrece cosas distintas y no hay ninguno mejor que otro, solo disfrutar de cada uno de ellos, así como cada instante que la vida nos regala.

Muchas gracias Anto y Ayer por llevarnos de paseo por el mar e imaginarnos allí.

Si quieren conocer más sobre sus aventuras, no dejen de visitar su cuenta de Instagram: @AtajosViajeros.

¡Hasta la próxima!