10 cosas que no te podés perder si vas a Edimburgo

Si hay algo que me gusta de Instagram, es encontrarme con historias de viajeras que sean de gran inspiración y para mí, Euge es una de ellas. No solo por tener la valentía de viajar sola (experiencias de las más lindas si las hay), sino también por escucharse a sí misma y perseguir sus sueños.

Aún recuerdo ver las stories de Euge paseando por Edimburgo, sus paseos junto a su amiga Flor, las luces del Christmas Market en su máximo esplendor…. ¡Y qué bonito! Hoy en este espacio, le doy la bienvenida para que nos lleve de viaje por sus favoritos de Edimburgo: lugar que sin dudas acabo de sumar a mi lista viajera y que vos no te podés perder si vas.

10 cosas que no te podés perder si vas a Edimburgo, por Euge Vignolo

La verdad es que no tenía este destino en mi lista de ciudades turísticas a visitar: llegué de pura casualidad, con mucha incertidumbre, escuchando a los que me decían que era un lugar mágico, que me iba a enamorar y ahora… puedo confirmar que es así:

  1. Descubrir la misteriosa Old Town o Ciudad Vieja: Acá vas a encontrar los principales atractivos turísticos como la Catedral de Edimburgo y las calles más famosas: Victoria Street y The Royal Mile. Desde este punto suelen salir todos los walking tours, lo cual siempre recomiendo hacer en cada ciudad que se visita para tener un panorama general y poder conocer algún que otro secreto.
  2. Caminar por la New Town o Ciudad Nueva: A lo largo de George Street o Rose Street, te encontrarás con los típicos restaurants y bares escoceses. La calle más famosa (y principal del centro de la ciudad) es Princess Street, que la divide en dos. También tiene innumerables locales de ropa como Primark, TOPSHOP y H&M. Además, tiendas de souvenirs y cadenas de comida rápida.
  3. Subir a las colinas: Arthur’s Seat y Calton Hill son las principales. Ambas súper accesibles a pie desde cualquier punto de la ciudad, siendo la más céntrica Calton Hill ya que tiene un acceso por Princess St. Para llegar a Arthur’s Seat hay que salir del centro y quizá sea un poco más difícil de subir, pero no imposible. Las vistas de ambas son increíbles.
  4. Ir al menos a un castillo: Muy accesible para todos, el Castillo de Edimburgo tiene unas vistas increíbles de la ciudad -recomiendo ir al atardecer o la última entrada, depende la temporada- y considerando que en Escocia hay más de 3.000 castillos, a los demás podés acceder en bus, haciendo un tour o alquilando un auto. Yo tuve la oportunidad de visitar algunos: Edinburgh Castle, Stirling Castle, Glamis Castle, Blackness Castle, Doune Castle, Campbell Castle.
  5. Museos: desde la Galería Nacional de Escocia hasta el Museo de Historia de Edimburgo, hay muchas opciones para adultos, niños y familias, ¡todos gratuitos! Mi favorito es el salón de Ciencias Naturales en la Galería Nacional (que por cierto hay que ir bien temprano o más de una vez porque es ENORME).
  6. Disfrutar el aire libre: Caminar por los Princess Street Gardens o visitar el Jardín Botánico. También los barrios fuera del centro histórico poco conocidos, como The Shore con arquitectura medieval o Walk of Leith, rodeando el río. Un punto turístico, muy lindo para sacar fotos, es Dean Village y es de fácil acceso desde cualquier punto de la ciudad.
  7. Comer algún plato típico: Hay restaurants con carta específica y platos típicos, lo que no quiere decir que no los encuentres en otros lados. Por ejemplo: Fish and Chips o Haggis, ¡tenés que probarlos! Otra opción es ir a tomar el desayuno o brunch típico escocés para tener un plato repleto de ingredientes sabrosos para el paladar.
  8. Solo para los amantes del whisky o curiosos: Es la bebida nacional por excelencia y por eso la encontrarás en todos los restaurants con carta de degustación. Podés comprar uno en cada tienda de souvenirs o en las tiendas específicas de esta bebida. También existe la “Scotch Whisky Experience” o la Ruta del Whisky para los más interesados, pero la realidad es que en cualquier pub tendrás de los mejores para elegir.
  9. Vida nocturna típica escocesa: Más allá de que podés encontrar a alguien tocando la gaita en cualquier esquina de esta ciudad, hay pubs donde la música en vivo hace la fiesta. Algunos son: The Mitre (en Royal Mile) o Whistle Binkies (Niddry Street). Para los que quieran conocer más en profundidad la cultura escocesa, pueden averiguar (con tiempo) sobre los bailes de Ceilidh que es el baile tradicional escocés, de origen celta: hay lugares donde se puede ir a ver e incluso participar del baile.
  10. Conocer las Highlands o Tierras Altas: Claro que depende de la cantidad de días que van a estar haciendo base en Edimburgo, lo ideal sería conocer algo más, paisaje escocés. Pueden contratar un tour (ojo que en invierno a las 15 hs. ya es de noche y son excursiones de 12 hs.) o alquilar un auto para hacerlo tranquilo y parar. El Lago Ness es uno de los puntos más populares. Yo quise conocer la Capital de las Tierras Altas y me fui sola 3 días a Inverness (¡buscá donde queda en el mapa!).

Tuve la oportunidad de ir dos inviernos seguidos a Escocia, viviendo los cinco meses de frío, llovizna, viento y días radiantes de sol también.  Es un destino hermoso, te enamoran los paisajes y la gente también. De la más gentil que me he cruzado en todo el mundo.

¡Muchas gracias Euge por sumarte a este espacio y compartir tu mirada sobre esta ciudad tan linda!  ♥

Si quieren conocer más sobre sus viajes, pueden segirla en Instagram: @eugevignolo